María García Herrero

 

Practico y soy profesora de YOGA desde hace diez años (cv), en los que se ha convertido en un modo de vivir. La práctica constante me ha ido llevando de vuelta a mi misma, me ha enseñado cuánto de mi no sabía y cuánto necesitaba saber y entender para poder hacerme “dueña” de mi vida. Hasta ese momento, muchas veces sentía que mi propia vida tiraba de mi, iba sucediéndome y yo no tenía mucha capacidad de decisión. El yoga me ha enseñado a escucharme, a volver a habitar mi cuerpo y a entender que es la atención que se pone en la práctica lo que transforma. Porque en tu cuerpo está toda tu historia. Y es al moverlo cuando empiezas a entenderla. Acompañarte en ese camino de regreso a ti mismo, es mi forma de entender las clases.
El yoga es una enseñanza completísima en la que se conecta el cuerpo con la mente y con las emociones, reestableciendo una integridad con la que nacemos pero que vamos perdiendo porque aprendemos a referirnos a nosotros mismos como si fuéramos partes separadas que no se relacionan: un cuerpo, una mente y unas emociones. En ese separarnos en partes, le damos prioridad a los pensamientos y acabamos sintiendo que no somos nuestro cuerpo sino que nuestro cuerpo es “algo” que nos pertenece, algo que nos duele, que nos molesta, que nos lleva y nos trae … pero que no somos nosotros. Lo que hace el yoga es devolvernos esa conciencia de que somos un todo íntegro, que lo que sentimos y pensamos se expresa en nuestro cuerpo de mil maneras, y al revés, lo que hacemos físicamente afecta nuestra forma de pensar y sentir. La práctica nos da una estructura coherente entre lo que somos físicamente, lo que sentimos y lo que pensamos, es cómo si nos ordenáramos y eso nos da paz y también nuevas ideas desde las que entender lo que nos pasa.
En un proceso tan intenso para la vida de alguien como es tener cáncer, el yoga puede convertirse en una herramienta maravillosa que te ayudará a integrar lo que te está pasando emocionalmente, a calmar tu mente y a mejorar tu parte física, de forma que podrás atravesar este momento tan importante con mucha mas claridad y fuerza. Te ayudará también, y esto me parece muy importante, a ser amable con todas las emociones que te surgirán y tener paciencia contigo mismo/a y con la forma en que irás atravesando cada etapa de este proceso. De alguna manera, el yoga te pone de tu parte en un momento en que podrías sentirte enfadado contigo mismo y con tu cuerpo.
Si practicas YOGA vas a sentir beneficios concretos, desde la primera sesión, como una mejor operatividad de todo tu sistema, reflejado en una respuesta mas eficaz a los tratamientos y sus efectos secundarios y eliminarás toxinas mas rápido. A nivel esquelético muscular, obtendrás agilidad y flexibilidad, eliminando tensiones, contracturas y problemas posturales. En el sistema nervioso, notarás una clara mejoría en el sueño y en la calidad de tu descanso, y una reducción global del estrés interno favoreciendo tu sistema inmunológico. Además hay series específicas con las que podrás tratar tu tipo de cáncer, según el que sea y según la fase en que te encuentres.

Artículo sobre la relación entre el ejercicio físico y el cáncer de mama

En este artículo, recientemente publicado, se realiza una revisión de todo lo publicado entre 1994-2015, sobre la relación del ejercicio físico y el cáncer de mama, y los mecanismos por los cuales el ejercicio ayuda a:

  • PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA  
  • EVITAR LA RECURRENCIA Y LAS METÁSTASIS

Me ha parecido un artículo muy interesante y resume toda la evidencia y los mecanismos, por los cuales realizar ejercicio debe formar parte del tratamiento. Por este motivo he decido realizar un post sobre el mismo e insistir:¡¡DEBEMOS REALIZAR EJERCICIO!!

Un estudio de los incluidos en esta revisión, donde participaron 12108 mujeres, observó que realizar ejercicio postdiagnóstico reducía el riesgo de muerte por cáncer de mama en un 30% y de muerte por cualquier otro motivo en un 41%. Estas cifras aumentaban hasta un 50% y 64% respectivamente, en mujeres con tumores con receptores hormonales positivos.

¿POR QUÉ, SI TE HAN DIAGNOSTICADO DE CÁNCER DE MAMA, EL EJERCICIO FÍSICO DEBE ESTAR INCLUIDO EN TU TRATAMIENTO?

Hormonas sexuales:

  • El ejercicio físico disminuye los niveles de hormonas sexuales (estradiol, estriol y estrona) libres circulantes y aumenta las proteínas (SHBG) que transportan dichas hormonas, disminuyendo aún más el % de hormonas libres, todo ello hace que el estímulo sea menor y por tanto disminuya el riesgo de cáncer de mama. Este beneficio es mayor en mujeres postmenopaúsicas.

Hormonas metabólicas:

  • La insulina y IGF-1 promueven el crecimiento celular (inhiben apoptosis y estimulan la mitogénesis), estimulan la formación de nuevos vasos (angiogénesis) y la proliferación.
  • La insulina también estimula la aromatasa, promoviendo así la producción de estrógenos.
  • La insulina y IGF-1 inhiben la síntesis de SHBG (proteína que transporta las hormonas sexuales).
  • Los niveles de insulina y de IGF-1 están aumentados en personas obesas.

Todo ello hace que aumente el riego de cáncer de mama, la recurrencia y la muerte por cáncer.

El ejercicio reduce los niveles de glucosa en ayunas, los niveles de insulina, la resistencia a la misma y disminuye el IGF-1.

Inflamación y sistema inmune:

  • Se ha observado que la inflamación crónica promueve el desarrollo de cáncer de mama.
  • Existe un aumento de parámetros inflamatorios: FNT-alfa, IL-6, PCR y una disminución de NK y células Terg.
  • También se ha observado que se produce una polarización en lo macrófagos, lo que favorece la carcinogénesis.

El ejercicio físico disminuye los parámetros inflamatorios y aumenta las células Terg y los NK, disminuyendo así el riesgo de cáncer de mama, su recurrencia y progresión.

Los radicales libres:

  • El estrés oxidativo aumenta los radicales libres que estimulan los oncogenes e inhiben los genes que inhiben la formación de tumores. Estimula también la carcinogénesis, la angiogénesis, favoreciendo la invasión y las metástasis a distancia.
  • Las células tumorales producen mayor cantidad de radicales libres.
  • Los radicales libres favorecen las mutaciones de p53.

El ejercicio físico disminuye el estrés oxidativo y los radicales libres, aumenta los antioxidantes, beneficiando así la prevención y evitando la progresión y metástasis.

Tejido adiposo:

  • La leptina estimula el crecimiento tumoral, la progresión y la invasión de las células tumorales.
  • Los estrógenos estimulan la producción de leptina, produciéndose así un círculo vicioso.
  • La adiponectina se relaciona inversamente con la cantidad de tejido adiposo, inhibe la angiogénesis, la producción de FNT-alfa y se relaciona con la sensibilidad a la insulina (disminuyendo la resistencia a la misma).
  • Las mujeres con tumores más agresivos presentan niveles de adiponectina más bajos.

El ejercicio físico aumenta los niveles de adiponectina (reduciendo el tejido adiposo) y disminuye los niveles de leptina.

 

CONCLUSIONES:

  • El ejercicio físico reduce el riesgo de cáncer de mama, el riesgo de recurrencia y muerte relacionada con el cáncer, a través de diversos mecanismos que actúan a nivel de: hormonas sexuales, inflamación crónica, sistema inmune, insulina, tejido adiposo y radicales libres.
  • Esta revisión está realizada en pacientes con cáncer de mama, pero las recomendaciones de por qué es beneficioso HACER EJERCICIO podríamos aplicarlas para CUALQUIER TIPO DE CÁNCER.
  • Recomienda un ejercicio moderado-intenso (al menos 30 minutos durante 5 días a la semana).
  • En la revisión también nos dice que 2/3 de los pacientes no siguen la recomendación.

¡¡¡DEBEMOS HACER EJERCICIO PARA PREVENIR Y TRATAR EL CÁNCER!!!

Entrevista en TV Málaga sobre Oncología Integrativa

Os dejo la entrevista que me hicieron para la TV Onda Azul Málaga sobre Oncología Integrativa.

Dar las gracias al programa Málaga Saludable por ayudar a difundir las terapias complementarias en la lucha contra el cáncer y por permitirme compartir plató con la Fundación CUDECA, la cual realiza una gran labor en el tratamiento, cuidado y soporte del paciente paliativo.

Nota: en la entrevista me presentaron como la responsable de la Unidad de Oncología Integrativa del Hospital Vithas Xanit, aclarar que dicha unidad está en proceso de creación.

 

 

Oncología integrativa

Hola a todos,
Soy Julia Ruiz Vozmediano, Oncóloga Médica de profesión y vocación. Durante los últimos años me he estado especializando en Oncología Integrativa. Si aún no estás familiarizado con el concepto, no te preocupes, estamos para eso.
¿Qué es la Oncología Integrativa? Este término fue inventado hace ya unos años por nuestros amigos americanos, así que no es tan nuevo.
Hoy en día sigo encontrándome gente que confunde este término con la “medicina alternativa” y por este motivo es muy importante aclarar qué significa cada cosa y por qué considero tan importante incorporar de una manera u otra la ONCOLOGÍA INTEGRATIVA a nuestra lucha contra el cáncer.
Defino conceptos:
  • Terapias alternativas:
Aquellas terapias que sustituyen al tratamiento convencional (quimioterapia, radioterapia, cirugía…) sin evidencia científica.
  • Terapias complementarias:
Aquellas terapias que se utilizan con el tratamiento convencional para tratar síntomas derivados de la enfermedad y de los tratamientos convencionales y mejorar la calidad de vida de los pacientes.
  • ONCOLOGÍA INTEGRATIVA:
El uso de terapias complementarias seguras y efectivas y basadas en la EVIDENCIA CIENTÍFICA, que se utilizan con el tratamiento convencional para el control de los síntomas, mejorar la calidad de vida y contribuir a la salud global del paciente, proporcionando una atención integral del paciente oncológico tanto en la dimensión física como emocional.
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 2,86 out of 5)
Cargando…