Artículo sobre la relación entre el ejercicio físico y el cáncer de mama

En este artículo, recientemente publicado, se realiza una revisión de todo lo publicado entre 1994-2015, sobre la relación del ejercicio físico y el cáncer de mama, y los mecanismos por los cuales el ejercicio ayuda a:

  • PREVENIR EL CÁNCER DE MAMA  
  • EVITAR LA RECURRENCIA Y LAS METÁSTASIS

Me ha parecido un artículo muy interesante y resume toda la evidencia y los mecanismos, por los cuales realizar ejercicio debe formar parte del tratamiento. Por este motivo he decido realizar un post sobre el mismo e insistir:¡¡DEBEMOS REALIZAR EJERCICIO!!

Un estudio de los incluidos en esta revisión, donde participaron 12108 mujeres, observó que realizar ejercicio postdiagnóstico reducía el riesgo de muerte por cáncer de mama en un 30% y de muerte por cualquier otro motivo en un 41%. Estas cifras aumentaban hasta un 50% y 64% respectivamente, en mujeres con tumores con receptores hormonales positivos.

¿POR QUÉ, SI TE HAN DIAGNOSTICADO DE CÁNCER DE MAMA, EL EJERCICIO FÍSICO DEBE ESTAR INCLUIDO EN TU TRATAMIENTO?

Hormonas sexuales:

  • El ejercicio físico disminuye los niveles de hormonas sexuales (estradiol, estriol y estrona) libres circulantes y aumenta las proteínas (SHBG) que transportan dichas hormonas, disminuyendo aún más el % de hormonas libres, todo ello hace que el estímulo sea menor y por tanto disminuya el riesgo de cáncer de mama. Este beneficio es mayor en mujeres postmenopaúsicas.

Hormonas metabólicas:

  • La insulina y IGF-1 promueven el crecimiento celular (inhiben apoptosis y estimulan la mitogénesis), estimulan la formación de nuevos vasos (angiogénesis) y la proliferación.
  • La insulina también estimula la aromatasa, promoviendo así la producción de estrógenos.
  • La insulina y IGF-1 inhiben la síntesis de SHBG (proteína que transporta las hormonas sexuales).
  • Los niveles de insulina y de IGF-1 están aumentados en personas obesas.

Todo ello hace que aumente el riego de cáncer de mama, la recurrencia y la muerte por cáncer.

El ejercicio reduce los niveles de glucosa en ayunas, los niveles de insulina, la resistencia a la misma y disminuye el IGF-1.

Inflamación y sistema inmune:

  • Se ha observado que la inflamación crónica promueve el desarrollo de cáncer de mama.
  • Existe un aumento de parámetros inflamatorios: FNT-alfa, IL-6, PCR y una disminución de NK y células Terg.
  • También se ha observado que se produce una polarización en lo macrófagos, lo que favorece la carcinogénesis.

El ejercicio físico disminuye los parámetros inflamatorios y aumenta las células Terg y los NK, disminuyendo así el riesgo de cáncer de mama, su recurrencia y progresión.

Los radicales libres:

  • El estrés oxidativo aumenta los radicales libres que estimulan los oncogenes e inhiben los genes que inhiben la formación de tumores. Estimula también la carcinogénesis, la angiogénesis, favoreciendo la invasión y las metástasis a distancia.
  • Las células tumorales producen mayor cantidad de radicales libres.
  • Los radicales libres favorecen las mutaciones de p53.

El ejercicio físico disminuye el estrés oxidativo y los radicales libres, aumenta los antioxidantes, beneficiando así la prevención y evitando la progresión y metástasis.

Tejido adiposo:

  • La leptina estimula el crecimiento tumoral, la progresión y la invasión de las células tumorales.
  • Los estrógenos estimulan la producción de leptina, produciéndose así un círculo vicioso.
  • La adiponectina se relaciona inversamente con la cantidad de tejido adiposo, inhibe la angiogénesis, la producción de FNT-alfa y se relaciona con la sensibilidad a la insulina (disminuyendo la resistencia a la misma).
  • Las mujeres con tumores más agresivos presentan niveles de adiponectina más bajos.

El ejercicio físico aumenta los niveles de adiponectina (reduciendo el tejido adiposo) y disminuye los niveles de leptina.

 

CONCLUSIONES:

  • El ejercicio físico reduce el riesgo de cáncer de mama, el riesgo de recurrencia y muerte relacionada con el cáncer, a través de diversos mecanismos que actúan a nivel de: hormonas sexuales, inflamación crónica, sistema inmune, insulina, tejido adiposo y radicales libres.
  • Esta revisión está realizada en pacientes con cáncer de mama, pero las recomendaciones de por qué es beneficioso HACER EJERCICIO podríamos aplicarlas para CUALQUIER TIPO DE CÁNCER.
  • Recomienda un ejercicio moderado-intenso (al menos 30 minutos durante 5 días a la semana).
  • En la revisión también nos dice que 2/3 de los pacientes no siguen la recomendación.

¡¡¡DEBEMOS HACER EJERCICIO PARA PREVENIR Y TRATAR EL CÁNCER!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *